El ratio de endeudamiento de las empresas

Publicado por Joan Diaz    01/06/2017   Empresas

Uno de los indicadores más seguido e importantes es el endeudamiento. Un desequilibrio en este aspecto puede conllevar serios problemas. Por ello, una de las formas más básicas de estudiar el equilibrio y el endeudamiento es ver el ratio de endeudamiento. El estudio de la relación entre fondos ajenos y fondos propios, llamado “ratio de endeudamiento”, el cual es de gran importancia para analizar, desde una perspectiva estática, la situación financiera de la empresa a largo plazo. El ratio de endeudamiento permite medir el grado de dependencia que tiene la empresa en función de la procedencia de los recursos financieros que utiliza.

Ratio de endeudamiento = (Pasivo exigible / Total activo) x 100

También es importante en el análisis del estudio del fondo de lo que llamamos capitales permanentes (fondos propios y deudas a largo plazo) y el fondo de maniobra (la parte de los fondos permanentes que financian el activo circulante).

Una regla de prudencia y equilibrio financiero básica es que las deudas totales contraídas por la empresa no deberían superar el montante de los fondos propios. Según esto, el valor que toma el coeficiente de endeudamiento debe ser como mucho del 50%. Significa que el activo se financia 50% por recursos propios y 50% por recursos ajenos. Es aceptable una financiación ajena del 60%.

Se trata de un método seguido habitualmente por la banca que está tranquila con ratios de endeudamiento menores al 60%. Sin embargo, no es lo mismo la capacidad de endeudamiento en una empresa con crecimiento elevado que una que no crece. Tampoco es lo mismo una empresa con fondos de maniobra elevado que otro que lo tenga muy reducido.

Ahora bien, uno de los indicadores que estamos utilizando y que van más allá es el cálculo de la probabilidad de que la compañía entre en insolvencia. Es decir, la probabilidad de que la compañía pueda no hacer frente a sus compromisos. Por ello existe una herramienta muy adecuada, el algoritmo de Altman, en su modelo Z-2, que utiliza cinco variables:

1.- El capital de trabajo / Activo total.

2.- Utilidades retenidas / Activo total.

3.- utilidades ante Intereses e impuestos / Activo total.

4.- Valor de mercado del capital / Pasivo total.

5.- Ventas / Activo total.

El algoritmo nos muestra qué probabilidad tiene la empresa de entrar en insolvencia en 1 o 2 años, dándole un valor. Una vez obtenido este indicador es importante compararlo con el sector, teniendo en cuenta realizar la comparación con empresas del mismo tamaño.


 

 

Joan Díaz

Dir. General JDA/SFAI.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+