Revitaliza tu negocio y ponte a crecer (5)

Publicado por SFAI Spain    19/03/2015   Competitividad, Crecimiento empresarial, Opinión

Revitaliza y creceEn anteriores artículos decíamos que, tras una crisis tan prolongada y habiendo tenido que llevar a cabo las empresas restructuraciones, ajustes, despidos, congelación de salarios, etc., nos encontramos en una etapa en la que parece que la economía comienza a crecer. Para aprovechar este momento es necesario llevar a cabo un programa de revitalización basado en un triple enfoque: negocio, finanzas y personas, enfoques que dividimos en siete dimensiones cada uno de ellos.

Desde el enfoque del negocio, las dimensiones que contemplamos son:

  1. La visión
  2. La orientación al cliente
  3. La cifra de negocio
  4. Los resultados
  5. La competencia
  6. La segmentación
  7. La ventaja competitiva y el posicionamiento.

En nuestro anterior artículo abordamos el negocio y la cuenta de resultados

La siguiente dimensión es la competencia.

Si algún enemigo tienen todos los negocios es la autocomplacencia. No podemos pensar que ya está bien, que no necesitamos mejorar o que a los demás también les va mal. Pensar de esta forma es condenar, a no muy largo plazo, el negocio al cierre.

Necesitamos tener información de nuestros clientes, de sus necesidades, visualizar cual va a ser el próximo paso en el futuro, pero también necesitamos saber que están haciendo nuestros competidores.

“Necesitamos tener información de nuestros competidores y tomar decisiones acordes con el resto de nuestras políticas.”

Para obtener esta información, disponemos de diferentes niveles de Benchmarking:

  • Interno. Implica realizar comparaciones dentro de la propia empresa, respecto a periodos anteriores o respecto a parámetros de la propia empresa. Está bien, pero se pierde mucha información de lo que sucede fuera. Esta práctica está muy extendida y es la que más practican las empresas. Por ejemplo en mi sector, el 93% de los despachos sólo tienen como referencia a su propia empresa.

  • Competitivo directamente. Implica compararse con los competidores directos. Productos, canales, precios, etc., pero así mismo, indicadores financieros que trataré más adelante.

  • Competitivo latente. Implica compararse con empresas competidoras del mismo tamaño y características que la nuestra pero de otros ámbitos geográficos.

  • No competitivo. Implica compararse con empresas con las que no competimos, sea con empresas mucho más grandes de nuestro sector o sea con empresas de otros sectores.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+